Menu

Cambiar

De la educación FLASH a la educación ENZIMÁTICA

Nuestra actual forma de vida convierte el tiempo del que disponemos en un bien cada vez más escaso, un bien que nos obliga a vivir en la inmediatez, en un marco de exigencias personales y sociales. Es fácil de esta forma imaginar un escenario cargado de ansiedad en el que la educación de nuestros menores queda relegada, con frecuencia, a una mera satisfacción de las necesidades que nuestros hijos tienen, como niños y niñas. Un panorama en el que otras personas, los maestros en el cole, por ejemplo, terminan convirtiéndose en los modelos y moldeadores principales de su conducta, ellos terminan siendo los encargados reales de atender su educación. Este es un proceso que en muchos casos se desarrolla en lo que podríamos llamar la industrialización del ‘si vale para uno, vale para todos’, modelo que ignora las necesidades específicas de cada pequeño/a y olvida algo esencial, que cada persona es única.

Somos

Plantando un HIJO, teniendo un libro y escribiendo un árbol